2. El mejor blanqueante para la ropa

La ropa es portadora de olores, manchas, suciedad… Casi todas nuestras prendas están en contacto directo con la piel y, aunque no lo veamos, la ropa arrastra células muertas de la piel, sudor y otras manchas.
La lejía reacciona con las manchas difíciles y restos de suciedad persistentes, convirtiéndolas en sustancias que se eliminan fácilmente con agua y detergente. Además devuelve a la ropa la blancura del primer día.
Es adecuada para la limpieza y blanqueo de prendas blancas o de colores claros de algodón y tejidos sintéticos. Sólo debe evitarse su uso en prendas delicadas como seda, la lana y el nylon.