Mito 1: las lejías son muy contaminantes

No. El uso en el hogar de lejía no contamina el agua y su vida acuática. El componente principal de la lejía (hipoclorito de sodio) se degrada rápida y completamente tras su uso descomponiendo rápidamente en sal y agua. Después, el agua doméstica se dirige a una fosa séptica, o a un desagüe para tratamiento de aguas.

Además, al añadir en tu lavado o pretratar las manchas con Neutrex, ahorras energía en cada lavado, ayudando a la sostenibilidad del medioambiente: El poder antimanchas de Neutrex te permite lavar a más baja temperatura, e incluso evitar el lavar varias veces una prenda en casos de manchas persistentes o difíciles.